Calentamiento por susceptor
Calentamiento por susceptor

Calentamiento por susceptor

Un susceptor es un material que se usa por su capacidad de absorber energía electromagnética y convertirla en calor. Suele ser un material de metal conductivo que se usa para transmitir el calor a otra pieza de metal o material no conductivo es decir, se utiliza para transferir el calor a la parte de destino a través de la conducción o la radiación

Los susceptores normalmente están hechos de grafito por su alta resistencia y fácil mecanizado y un rango de temperaturas hasta 3000 °C (5.430 °F). Alternativamente pueden ser también de acero inoxidable, molibdeno, carburo de silicio, aluminio u otros materiales conductivos.

El susceptor se puede hacer en  forma de placa, disco, tubo, una capa en el material o de la forma que mejor se adapte a la aplicación.

Algunos ejemplos de aplicaciones incluyen: crisol de fusión de los materiales no conductores como el vidrio, calefacción de líquidos en un tubo de plástico sellado, fabricación de compuestos termoplásticos, tapa de cierre hermético, etc

Ventajas del calentamiento por inducción:

Al calentar un susceptor por inducción se pueden lograr las siguientes ventajas:

  • Mayor precisión y velocidad
  • Control del incremento de temperatura mediante el uso de pirómetros ópticos o termoconectores que forman un sistema de circuito cerrado.
  • La temperatura uniforme de la superficie se puede lograr con el diseño de la bobina.
  • Ahorro de energía

La típica fuente de alimentación de radiofrecuencia para el calentamiento de susceptores es de 1 a 20 kW, dependiendo de las piezas y los requisitos de las aplicaciones.

Las industrias relacionadas con estos procesos son alimentación y menaje.