Soldadura fuerte
Soldadura fuerte

Soldadura fuerte

La soldadura fuerte (“brazing”) es el proceso de unión de dos piezas mediante calor y un material de aportación que se funde a una temperatura por encima de los 427º C (800 ºF) y por debajo del punto de fusión de las piezas a ser soldadas.

El material de aportación utilizado en soldadura fuerte varía en función del material de las piezas a unir. Las aleaciones que más se utilizan son de cobre fosforoso, plata, níquel y cobalto, aluminio-silíceo, cobre, cobre-zinc y magnesio.

El fin de realizar este proceso de soldadura entre piezas de iguales o distintos materiales es crear una unión permanente  de alta resistencia, simplificar la operación mecánica y adoptar técnicas de producción sencilla siempre compatible con las exigencias de la producción en cadena entre otros.

Existen distintos métodos para realizar la soldadura fuerte por ejemplo el soplete, por resistencia, horno, infrarrojos, láser o por inducción entre otros. La soldadura fuerte realizada por inducción presenta una serie de ventajas frente a estos otros métodos.

Ventajas de la soldadura por inducción:

  • Mayor eficiencia del proceso
  • Calor rápido y localizado
  • Proceso automatizable
  • Control de temperatura
  • Ahorro de energía
  • La oxidación es menor
  • Se puede efectuar la soldadura al vacío o con atmósferas
  • Creación de juntas limpias, precisas y controlables
  • Tecnología no contaminante, limpia y segura
  • El proceso elimina la deformación y otros cambios no deseados metalúrgicos en diferentes regiones de las piezas a soldar

Algunas industrias relacionadas a este proceso son menaje, medicina, aeroespacial, ferrocarril y automoción.

Descarga este guía de soldadura fuerte (en inglés) para más información sobre los diferentes aspectos de la soldadura y las diferentes ventajas mediante este proceso único.

GH induction brazing guide